No es susurro, es escándalo. ¿Quién ganará la elección en Guadalajara?


Quien gana mañana

Con una frecuencia que contradice el sentido común, el ganador de las elecciones suele definirse numerosas veces desde mucho antes de que se inicie la campaña. Si el interés es discernir de antemano un potencial triunfador, vale que fijemos más la atención en lo que aconteció mucho antes de que los candidatos atrajeran los reflectores.
Justamente, en el período entre una elección y otra, ciertos comportamientos y patrones se entrelazan de un modo vigoroso marcando una tendencia que difícilmente pueda revertirse .
Ese es, por ejemplo, el caso de la elección a presidente municipal en el municipio de Guadalajara, donde la pregunta central no es quién va a ganar, sino si presenciaremos uno de esos raros casos en los que la campaña logra revertir la tendencia resultado de la interacción del comportamiento de los actores principales (oficialismo y oposición)  con las pautas o patrones que han gobernado la historia del proceso electoral.
El punto de partida del análisis se debe enfocar en las posibilidades del oficialismo de retener el poder, por ser quien goza de mayores ventajas legales y discrecionales para encarar con posibilidades de éxito una contienda. Pero, ¿de qué información disponemos que tiende a comprometer el objetivo de que el PRI retenga el poder en Guadalajara?
1.-Desde que inició la alternancia ningún gobernador logró que su partido se impusiera en elecciones intermedias en todos los municipios de la zona metropolitana. Alberto Cárdenas perdió Tonalá; Ramírez Acuña perdió Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá y Emilio González perdió todos los municipios.
2.-Para que el oficialismo logre retener el poder. al menos en los municipios simbólicos de la zona metropolitana, Guadalajara y Zapopan, es importante que la percepción ciudadana de la gestión estatal y municipal no sea desfavorable. Sin embargo, si una percepción es indiscutida es que el desempeño de la administración de Ramiro Hernández fue insatisfactorio, mientras que la del gobernador Aristóteles Sandoval se ha visto severamente afectada tanto por la crisis de inseguridad como por su insolvencia en los excesos incurridos desde el poder judicial por su padre, el magistrado Leonel Sandoval. Y aunque a efectos de una elección intermedia la interacción entre factores federales y locales es menor, el hecho de que la marca PRI constituya la fuerza gobernante en los tres niveles de gobierno facilita la trasmisión gravitacional de la deteriorada percepción nacional al escenario local.
3.- Para que el oficialismo retenga el poder es fundamental que la estructura de gobierno y la partidaria actúen de conjunto. En el pasado, siempre que esas estructuras no coincidieron en el apoyo al candidato oficialista  (en el PRI como en el PAN) los resultados no fueron favorables. La filtración de la plática del magistrado Leonel Sandoval dejó en evidencia lo que muchos sospechaban, que la designación de Ricardo Villanueva, un hombre con escasas horas de vuelo dentro del partido, pero muy cercano al gobernador, había potenciado las fisuras entre los grupos de poder dentro del PRI local, pero también puso de manifiesto que el ungido tampoco era bien visto desde la dirección nacional de la organización. La estructura es clave en la votación priista. Una estructura con fisuras que enfrenta a un candidato competitivo no es la situación ideal.
4.- Ricardo Villanueva a la vez que cuenta con el apoyo a regañadientes de la estructura también fue la primera vez que se presentó directamente a lidia por un puesto de elección popular, con prácticamente ninguna experiencia en la materia, enfrente tuvo a Enrique Alfaro que exhibe una renta de haber protagonizado cuando menos cuatro campañas electorales.
5.- Ricardo Villanueva tendría que lidiar (así resultó) contra el legado de gobiernos grises de su propia marca, sus propuestas chocarían contra esa realidad. Cuando él dijo “mi gobierno hará”, la respuesta espontánea que generó en buena parte de sus interlocutores es “por qué justamente ahora cuando han tenido seis años”. Su contrincante, en cambio, fue favorecido por los resultados concretos de la gestión que encabezó. En lugar del indefinido “haré”,  pudo decir “he hecho, hice”.
6.- El PRI no enfrenta el tradicional escenario bipartidista donde las debilidades y desaciertos del oficialismo pueden ser achacadas también a la principal fuerza opositora, el contexto ha variado, su adversario es una fuerza política emergente y en ascenso, con experiencia gobernante favorable a nivel local, con una narrativa movilizadora y que además en los últimos años trabajó intensamente en su estructuración.
La pregunta por consiguiente es cómo es posible que con tantas certezas a menos de 24 horas de la elección lo que predomine es la incertidumbre.
Tiene que ver con que debido a la importancia del enclave a efectos de la transición o sucesión que tendrá lugar tres años después, se sabe que los gobernadores están dispuestos a poner toda la carne en el asador, que no es poca, para retener o conquistar el municipio.
Tiene que ver con que la trayectoria de Enrique Alfaro, su proximidad y ruptura en diferentes etapas con determinados grupos de poder del estado, tiene un indudable efecto polarizador. Desde diferentes fuerzas políticas sienten la atracción de hacer un bloque de facto con el PRI para frenar al apóstata.
Tiene que ver, claro en menor medida, con los dardos disparados durante la campaña, la finca reconfigurada sin licencia, la sombra de Emilio o los supuestos 86 millones de financiación ilegal.
Tiene que ver con que mientras el antiguo partido hegemónico va en coalición, MC decidió competir solo.
Tiene que ver con que en el caso de Guadalajara, que ironía, la candidatura independiente encarnada en el titiritero, a quien restaría votos no es al candidato defensor sino al retador.
Tiene que ver con que hay una variable que nadie controla, la variable narco o “Mencho”, ¿qué pasa si el 7J amanecemos en una situación de narco bloqueo en una elección que por ser intermedia suelen definir las estructuras?
Pero, sobre todo, tiene que ver con que el PRI, como todo partido con adn hegemónico, cuando apuesta a ganar busca hacerlo por las buenas y también por las malas.
Mi postura es que con un mínimo de respeto de las reglas de juego y sin que se active la variable narco, MC gana, porque con una frecuencia que contradice el sentido común, el ganador de las elecciones suele definirse numerosas veces desde mucho antes de que se inicie la campaña.

Tomemos distancia suficiente del ruido y de nuestras propias inclinaciones, dejemos que se escuche el dialecto resultante de la interacción entre el comportamiento de los actores con las regularidades de la historia. No es susurro. Es escándalo.
Orestes Enrique Díaz Rodríguez
Tulum, 6 de junio de 2015

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Aristóteles Sandoval, Enrique Alfaro, PAN, PRI, pronóstico electoral. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No es susurro, es escándalo. ¿Quién ganará la elección en Guadalajara?

  1. Jorge Antonio Bravo Jauregui dijo:

    Esperemos sea una elección sin sucesos extraordinarios, y la gente pueda salir a tomar su desición libremente, pero ahora le pregunto por otro factor ¿Y si el payaso impugnara la elección por estar en desigualdad de condiciones? ¿Se afectaria a Alfaro lo suficiente?, esperemos que esto no suceda como ya lo comente.
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s