¿Por qué “perdimos” Zapopan y Tlaquepaque?


Zapopantlaquepaque Buena parte de nuestra atención en la primera parte del año se centró en el monitoreo de las elecciones municipales en Jalisco con el objeto de generar un pronóstico del potencial desenlace en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Con esa idea tanto el grupo de Sistemas de Organización Política Comparados de la UDG, como de Análisis Político del Iteso, después de varias etapas, llegamos a la conclusión que MC debía imponerse en Guadalajara y Tlajomulco y el PRI en Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá. El día antes de la elección en este mismo blog publiqué la visión sobre el desenlace potencial en Guadalajara que terminó por ser exacta (“No es susurro, es escándalo”…), pero claramente nuestro pronóstico falló en dos municipios: Zapopan y Tlaquepaque donde se impuso MC.

Luego de los resultados y pese haber concluido el curso, algunos alumnos me han buscado para preguntarme por qué “perdimos” Zapopan y Tlaquepaque, cuando fuimos tan precisos con el desenlace de Guadalajara. ¿Pudimos realmente prever en nuestros análisis que algo así podía suceder? ¡Claro que sí! ¿Por qué entonces no lo hicimos? La respuesta es la siguiente:

Lo acontecido en Zapopan y Tlaquepaque obedece a dos factores que se combinaron: la estructura priista no funcionó, se evaporó, no salió a respaldar a sus candidatos, mientras MC fue visto por el votante como la alternativa idónea para castigar al PRI. Si descartamos en nuestros análisis que algo así podía pasar se debió a los errores siguientes:

1.- Actuamos dogmáticamente sobrevaluando el rol de las estructuras y del voto duro en una elección intermedia. Nuestro razonamiento principal fue el siguiente: en una elección intermedia con tendencia a baja participación ciudadana es decisiva la estructura, el PRI es quien tiene una estructura mayor y más aceitada, por consiguiente el PRI debe ganar. Ese dogma nos impidió valorar en su justa medida otros factores potenciales:

a) tanto Zapopan como Tlaquepaque son municipios donde la alternancia se ha producido en varias oportunidades, es decir, donde el votante ya ha optado por cambiar y está dispuesto a hacerlo cuando está harto de un partido o de un gobierno, el votante allí ya no es cautivo, ya no se resigna, sino que es capaz de movilizarse y elegir otras opciones.

b)  los gobiernos del PRI 2012-2015 en ambos municipios tuvieron un desempeño gris.

c) que la enorme crisis de credibilidad del PRI a nivel nacional y estatal podría impactar también a nivel local.

d) que los efectos de la disputa en Guadalajara entre la estructura del partido y el gobierno estatal por la designación del candidato del PRI,  podía extenderse incluso a toda la zona metropolitana por la cercanía e integración que se da entre sus municipios.

e) que existía y se encuentra  en acelerado crecimiento la fuerza política capaz de absorber el voto castigo: MC.

f) que comparamos muy poco las experiencias anteriores (especialmente la primera vez), en que el PRI perdió el poder en esos municipios, para distinguir las características comunes entre aquella caída con las que presentaba la elección de 2015 y haber visualizado de antemano las probabilidades de que se repitiera la historia.

g) dimos demasiada importancia al hecho de que los candidatos de MC en ambos municipios no tuvieran un perfil “ex”.

h) esta es la razón más lamentable, nos dejamos condicionar consciente o inconscientemente por las encuestas de opinión, aunque todo el tiempo propuse no fijarnos jamás en ellas. La atracción a guiarse por las encuestas (canto de  sirenas) no se puede subestimar, su efecto  reside en que  “facilita” no trabajar, no investigar con la profundidad debida y entonces los resultados se empobrecen.

Hicimos mal el trabajo en esos casos,  por eso “perdimos” Zapopan y Tlaquepaque. Ahora sí termina nuestro curso.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, Junio 10, 2015

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Por qué “perdimos” Zapopan y Tlaquepaque?

  1. Jorge Antonio Bravo Jauregui dijo:

    Sí, tengo sentimientos encontrados, no me gusta perder, pero me sirve de experiencia, por otro lado creo que el factor de alternancia en elecciones intermedias en Zapopan se cumplio, y finalmente gano una fuerza que tiene la oportunidad de realizar un cambio así que me siento satisfecho y a la vez mal por perder.

    Me gusta

  2. Alma Angélica Flores Rosales dijo:

    Completamente de acuerdo, “perdimos” en el análisis. No tomamos en cuenta factores importantes y dogmatizamos nuestro análisis lamentablemente. Aunque por otra parte, debo decirlo, feliz de que el municipio quedará en manos de MC. Sentimientos encontrados que dejan las elecciones.

    Saludos profesor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s