Internet, redes sociales y política. Claves del debate.


politica e internet

Desde hace algunos años se vive una verdadera euforia digital. La preside el lema de que internet y las redes sociales han llegado para cambiar activamente nuestro mundo.
Académicos de renombre como Manuel Castell no han tenido reparos en destacar que internet es una tecnología tan decisiva para nuestra era como lo fue el motor eléctrico durante la era industrial (Castell, 2013). Asociado con ello reconoce a la Red como tecnología de la libertad situada bajo el poco estricto control de la comunidad global de internautas.
Internet aceleró en primer lugar la globalización, esto es, la creciente interdependencia financiera, económica, política y cultural de las diferentes regiones, bloques y naciones que conforman el planeta. En ninguna etapa anterior de la humanidad el planeta estuvo más interconectado que hoy.
Los sucesos que tienen lugar en cualquier sitio del planeta no sólo importan sino que tienen casi siempre efectos y secuelas sobre el resto de los países por distantes que se encuentren.
La política doméstica de los estados nacionales tiene un mayor contenido global en el sentido que es cada vez más influida por los acontecimientos externos y a su vez es objeto de seguimiento y escrutinio en tiempo real también desde el exterior. Basta citar por ejemplo como la crisis migratoria en Europa y su seguimiento a través de los medios tradicionales y las redes sociales se convirtió en un reclamo para que gobiernos no europeos también se pronunciaran a favor de recibir a los millares de desplazados por el conflicto sirio.
La interconexión global es cada vez más manifiesta en cualquier ámbito. Tomemos por ejemplo la decisión de emprendedores en Estados Unidos de emplear técnicas no tradicionales de extracción de petróleo (fracking) que en muy poco tiempo provocaron que esa nación pasará de importador nato a solventar en medida importante sus necesidades y tener capacidad exportadora, que tuvo por respuesta la decisión de Arabia Saudita de elevar la exportación de barriles para abaratar internacionalmente los precios del crudo y sacar del juego a los productores norteños que tienen costos de producción mucho más elevados. La decisión saudita también tuvo el efecto de afectar profundamente los ingresos de los demás países petroleros como México, Venezuela, Rusia, Brasil e Irán, obligados a hacer un duro ajuste a sus presupuestos internos y por tanto, reduciendo los márgenes de gobernabilidad de sus gobiernos.
Pero el incremento de la interdependencia global no es el único efecto de internet. Los expertos que han estudiado el impacto destacan que los efectos se dejan sentir en la nueva economía, es decir las empresas que funcionan en y a través de internet. Internet ha transformado el modelo de empresas, su esencia consiste en “la capacidad de funcionar en red, de articular directamente el mercado, insumos y proveedores y organización interna de la empresa on line en todas las tareas” (Castells, 2001, 6)
La articulación on line de toda la actividad empresarial tiene por compañía otros dos procesos, el cambio en el funcionamiento del capital, es decir, los mercados financieros globalizados son el centro de la economía global y el cambio de los métodos de valoración económica, “hemos pasado de una economía en que la expectativa e generación de beneficio a través de la empresa es reemplazada por la expectativa de generación de valor en el mercado financiero” (Castells, 2001, 5)
Internet también es la clave para explicar la transición de la sociedad industrial a la informacional.
“Lo específico de esta nueva sociedad es que pasa a ser decisivo el uso sistemático de nuevas tecnologías de la información/comunicación, llegando a convertirse estas en la principal fuente de incremento de la productividad y del crecimiento económico (Pedro Gómez García, 2003)”
¿Cuál es la magnitud del cambio social?
De acuerdo con Gómez y García los cambios alcanzan el modo de vida, la estructura del poder político y la visión del mundo que tiene la gente.
Según Castell los efectos sociales de internet son la transformación total de la estructura social y la aparición de la cultura de la autonomía, “vivimos en una nueva estructura social, la sociedad de las redes globales caracterizada por la aparición de una nueva cultura, la cultura de la autonomía” (Castell, 2013).
Pero lo que disparó las expectativas sobre las posibilidades de internet fue la irrupción de las redes sociales en 2002. Su debut fue tan espectacular que en 2007 superaron por primera vez al correo electrónico en horas de uso. Se hizo importante definir: ¿Qué es esa cosa llamada redes sociales? Dejemos que Boyd y Ellison (2007) nos expliquen las tres características de esos “nuevos” servicios de web: 1) permiten a los individuos crearse un perfil público o semipúblico dentro de un sistema delimitado, 2) posibilita articular una lista de otros usuarios con los que se comparte conexión, 3) facilita ver y navegar en la lista de conexiones y las del resto de usuarios dentro del sistema.
Para 2013 las redes se empleaban por más de 2000 millones de usuarios. De acuerdo con Castell “las redes se han convertido en las plataformas de preferencia para todo tipo de fines, no sólo para relacionarse y charlar con amigos, sino también para marketing, comercio electrónico, enseñanza, creatividad cultural, medios de comunicación y ocio, aplicaciones médicas y activismo sociopolítico”(Castell, 2013).
Siguiendo al académico algunos los beneficios de las redes sociales abarcan los siguientes puntos:
Se ha producido un importante aumento de la sociabilidad, facilitado por la conectividad permanente.
La vida virtual se ha convertido en más social que la física, se trata de una “virtualidad real”.
Han brindado a los usuarios la posibilidad de construir sus vidas de forma autónoma, materializando el potencial liberador de internet.
Han transformado el activismo sociopolítico. (Castell, 2013)
Las “conquistas” de internet parecieran no tener límites. Cada horizonte nuevo de posibilidades es acogido con optimismo y colonizado vertiginosamente. Primero por los emprendedores, después por miles de millones de usuarios. ¿Hacia dónde se vislumbra hoy las mayores potencialidades de la red? En el internet de las cosas. Resulta que adaptando pequeños dispositivos los objetos que nos rodean estos pueden enviar sistemáticamente a la web información sobre nuestro comportamiento. El procesamiento de esa información podría contribuir a que realicemos los cambios debidos haciendo más eficiente y saludable nuestra interacción con nuestro entorno doméstico y laboral.
Pero no todo son expectativas y elogios con respecto al impacto de internet y las redes sociales. Cada vez hay más voces muy bien informadas que están cuestionando las visiones triunfalistas. Sólo cito algunos de los nombres de los expertos que están ayudando a reevaluar el papel de internet y las redes sociales en nuestro mundo: Myko Hypponen, Evgeny Morozov, Juan Cabrera, César Rendueles, Pedro Gómez García. Ellos han puesto a nuestro servicio sus agudas reflexiones. Hay otros que con sus acciones facilitaron el resquebrajamiento del “hechizo”, llamémosles “disidentes del paraíso digital”, Julián Assange y Edward Snowden.
¿Cuáles son en concreto las objeciones? Las formularé en forma de interrogantes de modo que cada cual alcance su propio punto de llegada. Ahí van las preguntas:
¿Tiene límites el impacto de internet? ¿Llega a poner en riesgo, por ejemplo, la sociedad capitalista? ¿Tiene un efecto en el orden de la redistribución o de la justicia actual?
¿El verdadero poder de internet es exclusivamente democratizador o también es opresor?
¿Cuál es el aporte real de internet y las redes sociales en la solución de los graves problemas que enfrenta cada país y de los problemas globales que afectan a nuestro mundo?
¿Internet nos vincula más con nuestra comunidad o nos hace más individualistas?
¿Dado el dinamismo espontáneo y orgánico de la red cuál es el impacto en la percepción de la política institucional que por naturaleza tiene que ser consensuada, lenta y con resultados graduales y a largo plazo?
No sé a qué conclusiones lleguen, lo que es seguro que después de leer o escuchar a esos autores su perspectiva sobre internet y las redes será mucho más profunda, sobria y equilibrada.
Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en política e internet y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s