¿Dónde están y qué ensayan los laboratorios políticos más relevantes del momento?


Allup
Diciembre de 2015 será recordado como el mes en que el centro de la experimentación política en el hemisferio occidental se desplazó a Venezuela y España.
En Venezuela sucedió en el momento en que la oposición arrasó en las elecciones parlamentarias. Nunca he entendido por qué el chavismo que cambió todo o casi todo en ese país, símbolos patrios, el rostro más familiar del “Libertador”, sin embargo mantuvo con vida un cronograma electoral que tiende a lastimar al oficialismo. Me refiero a que está demostrado  hasta el cansancio que las elecciones legislativas  de final de mandato, o incluso intermedias, en cualquier país, casi siempre pasan factura a los partidos gobernantes. Y así fue.
Pero más que factura fue paliza. La oposición alcanzó 2/3 de los curules creando un escenario  inédito en un sistema presidencial, la asamblea totalmente en poder de la oposición tenía, como resultado de una elección y no de coaliciones electorales coyunturales, la llave para desactivar constitucionalmente al ocupante del poder Ejecutivo.
Dos maniobras toscas del chavismo le permitieron, sin embargo, a última hora: 1) crear un cortafuegos al colocar a la Asamblea bajo el escrutinio del Tribunal Constitucional previamente copado por magistrados oficialistas; 2) impugnar a tres diputados del bando vencedor lo cual significó que la oposición mantenía la mayoría absoluta pero perdía la calificada y con ello el acceso exprés hacia el colapso del régimen.
Esas medidas, justamente, promovieron la apertura del nuevo experimento venezolano consistente en: ¿cómo minar desde la mayoría absoluta en la asamblea legislativa a un poder que continúa controlando al resto de los poderes (judicial, electoral, ejecutivo) sin comprometer el respaldo obtenido en las urnas?
La gestión del decreto de emergencia económica por la AN, que antes de decidir bloquearlo, exigió la presencia de los funcionarios responsables ante la Asamblea a lo que no accedió el chavismo, cargando con el costo político de la decisión, evidencia que el experimento está generando los primeros productos.

Pablo-Iglesias
Entretanto, en España, los resultados de las generales trajeron la novedad de que el partido ganador de la elección (PP) podía perderlo todo, al no poder formar gobierno y verse obligado a ceder esa opción al ocupante del segundo lugar (PSOE).
Pero el verdadero ensayo está en la maniobra de Podemos que después de negar un posible gobierno de coalición con el PSOE, dio un giro subrepticio y propuso, cuando nadie esperaba que los partidos pactaran, un gobierno de coalición con el propio PSOE. El giro tiene los siguientes efectos, todos fríamente calculados: 1) desactiva casi finalmente la posibilidad de investidura de Rajoy; 2) acorrala al PSOE, porque de negarse al pacto lo enfrenta a la sociedad que no desea una nueva convocatoria de comicios y realzaría la imagen de Podemos ante una nueva convocatoria potencial, y si pacta iría prácticamente de igual a igual con Podemos y no como socio mayoritario de la coalición, pese a que el secretario del PSOE ocupara el puesto de Presidente; 3)otorga toda la iniciativa política a Podemos; 4)tendría el PSOE un gobierno claramente condicionado por las exigencias de Podemos y con la amenaza de interrumpirse en el momento en que Podemos decidiera abandonar la coalición; 5) al informar la propuesta de coalición primero al Rey y la sociedad, despúes al PSOE, envia el mensaje siguiente a las bases: <propusimos cogobernar con la “casta”, pero hacemos de ella nuestra rehén”.
De modo que el experimento español hasta ahora consiste en cómo se asalta el poder negociando cuando se es sólo el tercer lugar en las preferencias, pero se tiene imaginación y ambición, se saca provecho de la sorpresa y se juega en los límites o incluso abiertamente dentro del maquiavelismo. ¿Qué tal, Pablo Iglesias?
Orestes E. Díaz Rodríguez
Tulum 22/01/16

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Dónde están y qué ensayan los laboratorios políticos más relevantes del momento?

  1. Mario dijo:

    Quizá me equivoque, pero creo que los auténticos laboratorios políticos que ahora mismo existen se hallan en los consistorios de Barcelona y Madrid. De momento Iglesias y los suyos están desmostrando sagacidad, genio para manejarse en el actual tablero del Estado español, pero aún no han podido comenzar a cambiar el ordenamiento Estado, su calidad.

    Me gusta

    • Esos son laboratorios y muy autenticos! Solo que no se divisan desde AL. Una lastima! De cualquier forna los que menciono son de acceso a la cosa publica, y los que tu mencionas con mucha razon, son de gestion de la cosa publica. Para mi ambos son laboratorios. Sin dudas! Te invito a que nos reseñes las principales innovaciones en Madrid o Barcelona. Muchas gracias por contribuir a ampliar nuestra perspectiva. Saludos

      Me gusta

  2. Mario dijo:

    Es cierto, como me parece deducir de tu escrito, que no hay una sola situación política en que todo esté absolutamente trillado. Así, aunque no estoy en condiciones de seguir la situación venezolana, me imagino que las fuerzas opositoras no podrán liquidar lo que se conoce como chavismo sin una buena dosis de invención, pero de lo que no estoy seguro es que de sus esfuerzos resulte una cualidad política que no pueda ser homologada a las existentes con anterioridad en el propio país o fuera de éste. Sé que esto que digo respecto a Venezuela es tan débil o escasamente sólido como una opinión. En cuanto a España, únicamente por lo cerca que estoy de ella -jaja, en una islita a unos kilómetros de tierra firme- me parece que hay una revolución en marcha, que aquí el laboratorio sí que guarda parecido con el de Lavoisier o Jobs. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Puedo equivocarme, pero no recuerdo en los últimos 30 años ninguna experiencia en AL de desmantelamiento o cambio de regimen seudodemocrático o seudoautoritario, propiamente desde el parlamento.

    Me gusta

Responder a orestesenrique Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s