¿Por qué vamos perdiendo con el Sr. Donald Trump?


Vamos perdiendo

 

Mucha gente cercana se sorprendió de la afirmación que hace unos días hice en mi cuenta de Facebook de que “vamos perdiendo” la contienda electoral con Donald Trump.

La sorpresa tiene que ver con un determinado tipo de mentalidad, muy dañina en estos momentos, fruto de la conjugación de supuestos  inconscientes y racionalizaciones como:1) Una victoria de Trump es un evento demasiado negativo, demasiado nefasto para que pueda ser cierto; 2) Las fuerzas del “bien” deben terminar por imponerse, es lo justo; 3) Es imposible ganar una elección presidencial en Estados Unidos dándoles la espalda a los hispanos.

Quizás hasta algún malintencionado considere que intento llamar la atención. Diré algo al respecto, llevó más de cuatro años construyendo modelos y elaborando pronósticos sobre comicios presidenciales en el Continente a los que monitoreo en vivo. En los últimos 11 meses esa experiencia la estoy formalizando con ayuda de tutores en mi investigación: “Predicción electoral mediante análisis integral de variables”. Eso, claro está, no significa que mi pronóstico no pueda estar errado, en el ámbito de la sociedad las predicciones casi nunca son absolutas, sino probables  y sobre todo inciertas, a lo que apunto es que, se trata de un tema en el que ya no soy un novato ni tampoco estoy improvisando.

Pero   tampoco esas son las razones principales que me impulsan a publicar mis percepciones del estado de la contienda, si lo hago es porque estoy sintiendo que es necesario aquí y allá que despertemos de una vez, antes de que sea demasiado tarde, y nos convirtamos, si es que eso es posible, en agentes conscientes que trabajan para el triunfo demócrata.

Como no resido ni soy elector en Estados Unidos, mi activismo es  si usted lo quiere, a distancia y con el lápiz, pero si  tiene familiares o conocidos en ese país e incluso en éste que estén en condiciones de votar , sugiero que su activismo consiste en contactarlos y comprobar que están conscientes de la importancia de  votar y sumar contra Trump.

Pero, ¿por qué considero que vamos perdiendo con el Sr. Donald Trump?

Primero mencionaré que con la expresión “vamos perdiendo” quiero decir que si la elección fuera específicamente hoy, Donald Trump la ganaría. Y también quiero decir con ella, que en los meses restantes la situación puede variar, o bien a nuestro favor, o bien acentuarse la ventaja del magnate.

Si vamos perdiendo hoy es porque ciertas variables  están jugando a favor de Trump.

La primera es la división interna entre los demócratas. Si bien es cierto que en los “pisos superiores” se cerró filas, en la base la situación es otra. Los seguidores de Bernie Sanders no se hacen a la idea de apoyar a Hillary Clinton. Se ha dicho que algo parecido aconteció hace 8 años entre los seguidores de Obama y de Clinton y que luego el 90% de los clintonianos se volvieron obamistas. ¡Qué bueno! Pero la situación de hoy  parece otra. El discurso de Bernie no sólo caló profundo sino que es casi antagónico con las posturas y lo que representa Hillary. De cualquier forma, no es lo mismo ir a votar a regañadientes (tapándose la nariz) que movidos por el entusiasmo. En el primer caso apenas acude uno mismo ante la urna, en el segundo, el votante se convierte durante toda la campaña en un sujeto que impulsa a otros que eran indecisos o potenciales abstencionistas. La primera conducta suma uno, la segunda, potencialmente, una cifra ascendente de dos dígitos. Eso puede hacer la diferencia.

Nos guste o no Donald Trump “secuestró el paradigma”. En cada elección suele haber una motivación  extra que muchas veces se identifica con el cambio y que puede ayuda a ganar la contienda. Es una idea, emoción u horizonte  que defiende un candidato y que embona de manera natural con el sentimiento o convicción íntima de  un sector decisivo de votantes. Recuerdo, por ejemplo, que en Colombia (2014) fue el tema de la paz, que en Argentina (2015) fue el del cambio y en EE.UU (2008) fue cambiar a Washington (Yes We Can). Pues bien, en esta elección, hasta este momento, ese tema quien lo maneja mejor es Trump, el horizonte que él dibuja para Estados Unidos, aunque sea según nuestro punto de vista peligroso y demagógico, entusiasma, vibra, seduce a sus partidarios. En la otra orilla, en cambio, Hillary no entusiasma, no sugiere sentidos, está a la defensiva.

La seguridad de Estados Unidos es otra variable en la que Trump ha ido remontado hasta alcanzar cierta posición ventajosa. Lo que está sucediendo en Europa, donde gente que fue acogida como refugiado está generando atentados terroristas, fortalece la postura de Trump de que constituye un suicidio abrir la frontera a potenciales enemigos. Si en los meses por venir ese tipo de atentados se produjera en Estados Unidos, sin dudas, llevarían aguas al molino del showman. Por otra parte, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, es un argumento a favor de los supuestos beneficios del aislacionismo también para Estados Unidos que defiende enfáticamente el discurso del candidato republicano.

Es posible también que otra de las ventajas más importante de Trump sea que pensemos que dado el nivel de agresividad que tiene con los inmigrantes, el votante hispano en  definitiva cavará en automático la tumba para sus despropósitos. Hay que tener en cuenta que, en Estados Unidos, el nivel de participación en las elecciones presidenciales históricamente no es alto.  Significa que una parte importante del padrón no acude a las urnas, pero justamente la naturaleza del discurso de Trump podría estar movilizando a su favor a los electores blancos que generalmente suelen mantenerse a la sombra. Y si eso es así, con esa fuerza podría compensar la falta de apoyo hispano que sin dudas tendrá su alternativa. De ahí que sea muy peligroso que continuemos dando por sentado que no se puede ganar una contienda presidencial en Estados Unidos yendo en contra del votante hispano. Lo idóneo es que comencemos a ver esa postura como un mito, como un lastre inconsciente que debilita la necesidad imperiosa de movilizarnos.

Por último, al parecer ciertos intereses especiales o fácticos estarían también apoyando la contienda de Trump. De lo contrario, cómo es posible que el fin de semana antes de la Convención se publicara los correos electrónicos de la dirección del partido que demostraron un claro favoritismo en las primarias hacia la candidatura de Clinton y levantaron un vendaval al interior de los demócratas que está por ver si puede ser controlado y superado. ¿Quiénes son esas fuerzas y hasta dónde están dispuestas a actuar?

Claro,  hay un par de importantes variables que están favoreciendo la candidatura de Clinton. Una de ellas es el estado de la economía en general, la otra, el apoyo incondicional del presidente en funciones. Pero desde mi óptica, esas variables no alcanzarían para obtener un resultado satisfactorio en el caso de que la elección fuera hoy.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, julio 27, 2016

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Por qué vamos perdiendo con el Sr. Donald Trump?

  1. Mario dijo:

    Lo lamentable de todo este asunto es que Hillary representa inmovilismo en un momento en que los problemas de la nación norteamericana son gravísimos e impostergable la necesidad de hallarles solución. Si hago un paralelo con la situación de España, sería como que me viera en la tesitura de elegir votar a Sánchez-Rivera para evitar la victoria del PP. De ese modo, una fuerza política capaz de transformar y modernizar el sistema no llegaría a consolidarse nunca.

    Me gusta

    • Siguiendo tu paralelo, estimado amigo, votar por Sanchez y Rivera, no llevará a una persecución de los inmigrantes, a un aumento de la discriminacion, a un incremento de la xenofobia y la tensión con países como México al que se le exigirá pagar el muro fruto de las locuras de Trump, y por último, a no poner en manos de un individuo potencialmente fascista y claramente ignorante el botón nuclear. Un saludo cordial.

      Me gusta

      • Mario dijo:

        Orestes, en España existen la xenofobia y la discriminación. Yo mismo las he sufrido. Aquí el señor Aznar llevó al país a una guerra que trajo como respuesta un atentado terrorista que costó muchísimas vidas. Y con Rajoy se ha negado la acogida a las personas que huyen del conflicto militar en Oriente Medio. Además de estas cosas, hay mucha gente pasándolo muy mal. La cantidad de gente desempleada, de familias que no reciben ningún tipo de ayuda y que tienen a todos sus miembros en paro, la cantidad de suicidios y de deshaucios, etc., etc. Como dicen por aquí, este país no está como para tirar la manteca al techo, y Sánchez-Rivera no van a revertir lo que ahora hay; son el equivalente de Hillary Clinton, representan el continuismo: seguirá habiendo personas de raza negra asesinadas por la policía e inmigrantes mexicanos viviendo en la más espantosa miseria. Creo que tanto España como México como Estados Unidos, merecen algo mejor. Habría que trabajar, creo yo, para que nuevas fuerzas políticas puedan consolidarse y transformen el país, dejando atrás sus actuales problemas. En cuanto a Trump, no cabe duda de que es un fascista, pero no sé si pueda llegar a hacer todo su “programa”. Además, como tú mismo dices, cabe la posibilidad de que no gane.

        Me gusta

      • Hola Mario, no hay ninguna posibilidad de que Trump no gane si los sanderistas piensan igual que tu y no votan por Hillary. Esa es la cuestión. Además es un riesgo demasiado grande esperar a ver si no gana por alguna otra razón o esperar a ver si el sistema luego puede detenerlo. Lo más posible si Trump gana es que el daño será de tal magnitud que no habrá lugar ni tiempo para fortalecer la opción política de la que hablas. Si reconoces que Trump es un fascista cómo es posible que puedas arriesgarte a que llegue al poder de la primera potencia militar y nuclear. No te das cuenta que están apostando al límite, que Trump puede llevar las cosas a un punto de no retorno, incluso para la viabilidad del Sanderismo. Creo que es muy peligroso quedarse a observar cómo un fascista llega al poder y cómo las instituciones pueden pararlo una vez que llegue a empoderarse. La llegada al poder del binomio Sanchez Rivera puede que no cambie a España para bien, pero no impacta negativamente al resto del mundo. No se puede decir lo mismo de la llegada de Trump. Yo sé que con Hillary seguirán pasando esas cosas que dices, Hillary es una desgracia, incluso te digo más, pasarían esas cosas que dices aún si el Presidente fuera Bernie. O crees que Bernie puede cambiar a Estados Unidos de la noche a la mañana. Te digo más, no creo que nadie pueda cambiar a Estados Unidos al menos del modo que piensa Bernie. Es una completa ilusión! Primero lo matan! Pero con Trump no sólo pasarán esas cosas sino que estaremos coqueteando con el final. En el caso de México, para que hablarte, el ascenso de Trump definitivamente hunde lo que queda de este país. Ciertamente me parece una locura que ante esas consecuencias elijas que lo coherente es apostar por favorecer una opción política. Pero bueno, francamente tampoco creo que pueda convencerte. Las opciones políticas que asumimos son el resultado de nuestras propias vidas, de nuestra propia historia y de nuestra forma particular de percibir las cosas. Ciertas visiones algunas veces no se pueden cambiar. Tu postura se ubica dentro de ese 10% de los sanderistas que jamás votaría por Clinton. No hay nada que pueda hacerse ni acontecimiento o argumento que los mueva de ahí. Incluso si pasara lo peor ni siquiera serán capaces de reconocer que su postura tuvo algo que ver. Suerte con eso, hermano.

        Me gusta

Responder a Mario Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s