“Centinela”: Clinton 51.5% de probabilidades de ganar, Trump 48.5.


renida

 

La penúltima semana de la campaña  electoral fue más dinámica de lo esperado. Prevalecieron los anuncios de importancia, se mantuvo el protagonismo de los escándalos y fue necesario hacer reevaluaciones de ciertas variables. La reevaluación es el proceso mediante el cual el valor de una variable vuelve a ser analizado, pudiendo bajar o subir, lo cual puede suceder por nueva información o por un análisis más profundo de la información que ya se tenía.

¿Cuáles fueron los anuncios significativos con capacidad de impactar la campaña desde el 24 de Octubre a la fecha?

Fueron cuatro anuncios:

1.- El gobierno anunció que las primas del Obama Care subirán un 15% el próximo año. Ese mensaje refuerza la tesis de Trump y la percepción ciudadana de que el programa de seguro promovido por el gobierno es otro  de los fracasos de la gestión actual, porque sus montos son excesivamente elevados. No hay que olvidar que la implementación  del Obama Care  es supuestamente uno de los logros de la administración demócrata. Clinton ha admitido que hay que hacer cambios a ese programa, pero constituyendo su candidatura  la continuidad natural de la administración Obama y estando ambos estrechamente vinculados en la campaña contra el magnate, sin dudas la noticia tiene un impacto negativo.

2.- Colin Powell anunció que votará por Hillary Clinton. Es un buen anuncio para la campaña demócrata, pues Powell pertenece a la elite republicana y al mismo tiempo envía un mensaje al votante afronorteamericano. Pero su impacto podría no resultar significativo a estas alturas, teniendo en cuenta que Powell ya votó en 2008 y en 2012 por Obama.

3.- Director del FBI anunció que reabre el caso de los emails, debido a que aparentemente surgió nueva evidencia. Sin dudas este un golpe a la campaña de Clinton, pues pone en el centro de la recta final quizás la más grande de sus fallas. Además que lanza  incertidumbre sobre su legitimidad como candidata. Posiblemente no afecte a los simpatizantes demócratas, del mismo modo que los dichos y exabruptos de Trump poco afectan a las bases que lo respaldan. En cambio, si tiene un impacto en el voto de los indecisos o de los independientes. La actuación irresponsable de Clinton no les pasa inadvertida. El gran mensaje de las filtraciones de Wikileaks no es lo que dice de los correos y discursos de Hillary Clinton, sino de la facilidad con que los enemigos de Estados Unidos hubieran podio o se hicieron de información altamente sensible del gobierno de Obama, debido a la decisión de la entonces Secretaria de Estado de trabajar con un servidor privado. Difícil que los indecisos e independientes decepcionados o consciente de la grave falta de Clinton cambien su voto a Trump, porque en ese lado también existen muy escasas garantías de responsabilidad. Pero pueden elegir no votar o favorecer a algunas de las candidaturas intermedias que no tienen chance alguno de ganar. El voto que se pierde a esta altura no lo gana directamente el adversario, es decir, no suma dos, pero reduce las diferencias entre uno y otro. Habrá que ver si la campaña de Clinton puede hacer en esta semana un contramarco efectivo que disminuya el impacto del anuncio, esa fue la intención de filtrar la postura de la secretaria de Justicia al respecto y el hecho de señalar como partidista y ambigua la decisión del Director del FBI. Lo peor que puede suceder es que los demócratas queden colgados  de los goteos de información provenientes del FBI. Si llegara a pasar eso, el daño puede ser irreparable.

4.- Se anunció, por último, que en el trimestre actual la economía creció al 2.9%. Es una buena noticia para la campaña de Clinton. En el año anterior a la elección, el país tuvo un crecimiento de 2.6%. Un preámbulo favorable para la campaña demócrata. Pero no todo está claro en cuanto a la situación económica como han señalado los analistas, es decir, en esa variable los demócratas no logran “pintar de blanco” a sus adversarios. Las razones son dos, pese al innegable resurgir de la economía, en el primer trimestre sólo se creció aproximadamente  en 1.4%, dando munición  a la campaña republicana para cuestionarlo por raquítico y porque evidencia que a EEUU le está costando más de lo esperado despegar, por otra parte, hay regiones y zonas donde el impacto del crecimiento no llegarán debido a  los cambios económicos originados por la globalización y las políticas de energías limpias. Y en esos espacios es atractivo el discurso de Trump. Por último, el impacto   de la situación económica en una campaña es mayor mientras más negativa es la situación. Ese aspecto paradójico no le hace plena justicia a los resultados que alcanza Obama ante el desastre que heredó  de Busch. Pero lo de Busch fue hace 8 años. En términos electorales es “historia antigua”. Es notorio que la noticia no pudo siquiera competir con la reapertura del tema de los emails.

Así que resumiendo, el impacto de los anuncios de los últimos siete días, especialmente el binomio primas de Obama Care- emails de Clinton  favorece la campaña republicana. Un aspecto interesante es como ambos anuncios provienen de fuentes que debió o pudo controlar el gobierno.

A su vez el impacto de ciertos hechos acontecidos en semanas anteriores  necesitó ser reevaluado. El primero corresponde al “early-voting” que está siendo un protagonista en la actual campaña. Millones de norteamericanos han votado de forma adelantada, es decir, cuando todavía pueden surgir hechos con capacidad de impactar el resultado. Por primera vez este proceso ha sido ampliado en términos de tiempo. ¿A quién favorece el voto adelantado? Los medios destacan que los demócratas llevan la mejor parte con esa posibilidad de sufragio temprano. En “Centinela” no compartimos ese punto de vista. Es aceptado que los demócratas tienen mucho mayor financiamiento de campaña y que su estructura de asalariados y voluntarios  que trabajan la campaña en las calles y barrios es más grande y efectiva que la republicana. Por esa misma razón pensamos que  una estructura con esas características, puede mostrar su superioridad y obtener beneficios, sobre todo, cuando la elección tiene lugar en un solo día. Más tiempo de votar a quien favorece es a los que no tienen una estructura eficiente y les cuesta más tiempo movilizar a sus votantes. Y esos son los republicanos.

La segunda reevaluación tiene que ver con el impacto que puede tener en ciertos segmentos de votantes de Trump el hecho de que muchos actos y dichos del magnate son indefendibles y que además los medios se sumaran a la campaña, sobre todo en las últimas semanas, prácticamente como activistas de los propósitos de la candidatura de Clinton. Los potenciales efectos de esos factores son: es muy factible la presencia de un voto oculto a favor de Trump, pues sea por no tener que defender sus dichos públicamente o por la percepción de que los medios han tomado una postura abiertamente parcializada, sectores de esos votantes pueden haberse mostrados no muy dispuestos a trasparentar su intención de voto antes y durante la campaña, pero sí  acudirán a votar. ¿A cuánto puede ascender el voto oculto en esta elección?  Calculamos entre 2 y un 3 %, por supuesto, favorable a Donald Trump.

De modo que el resultado conjunto del procesamiento de los anuncios sensibles que han tenido lugar en la última semana desde el prisma de las variables fundamentales que condicionan la actual elección en Estados Unidos, así como la reevaluación de dos hechos “viejos” o no tan nuevos, conduce a que “Centinela” detecte que la distancia entre los candidatos continúe cerrándose. Hillary Clinton tiene 51.5% de probabilidades de ganar la elección, Donald Trump 48.5%. El cambio sustancial con la semana anterior es que la contienda ahora es reñida. Si tomamos en cuenta que el margen de error del modelo es de 2%, significa que aún Clinton puede ganar por un margen que va desde 1 a 5 puntos, pero todavía falta una semana. El lunes 7 de noviembre “Centinela”, el modelo experimental que funciona en base al control integral de variables y se  expresa en probabilidades de éxito de una u otra candidatura emite su último pronóstico electoral. Por cierto, hay que recordar también, que el pronóstico tiene que ver con los resultados probables de la votación popular, el modelo no está listo para encarar la votación del colegio electoral. Justo es decir también, que salvo  excepciones rarísimas, el ganador de la votación popular ha resultado también el ganador de la votación del colegio electoral.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, 31 de Octubre, 2016

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “Centinela”: Clinton 51.5% de probabilidades de ganar, Trump 48.5.

  1. Gerardo dijo:

    Realmente me gusta! Que herramienta es esa?

    Me gusta

  2. Hola Gerardo, Centinela es resultado de 4 años de trabajo que hsn derivado en una herramienta de pronostico electoral mas integral y espero que mas certera. Su fundamento es el control integral de variables, pero el modo en que identifican las variables clave de csda eleccion tambien lleva un procedimiento riguroso distinto a cualquiera empleado hasta hoy. Saludos

    Me gusta

Responder a Gerardo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s