“Centinela”, ¿acertó o erró?


hillary-clinton

Comprendo muy bien que la decepción es enorme igual que los temores que despierta, especialmente en México, la victoria electoral de Donald Trump. Pero más tarde o más temprano hay que plantearse la pregunta, ¿erró o acertó el modelo “Centinela” en su propósito de pronosticar el resultado electoral?

La pregunta es pertinente además porque esta mañana  la primera persona que saludé y que trabaja o colabora con casas encuestadoras me preguntó si al modelo no le faltaron variables, algo que realmente no dejó de sorprenderme.

En primer lugar, diré que Mario Bunge ha dicho con razón que lo más importante del pronóstico no es su exactitud sino  su perfectibilidad. En segundo, que tengo derecho a hablar de esto porque cuando en ocasiones anteriores hemos errado, también hemos dado la cara y explicado de manera trasparente por qué fallamos.  

Entrando en materia,  recordaré que el pronóstico de Centinela fue que Clinton tenía con respecto a Trump 1% de posibilidades de ganar la votación popular, o lo que es lo mismo, Clinton 50.5% de probabilidades de ganar la votación popular y Trump 49.5% de probabilidades.

Según los reportes de hoy, Clinton gana la votación popular por 0.2% con respecto a Donald  Trump. Eso quiere decir que, en términos absolutos, la desviación del pronóstico de Centinela fue de sólo 0.8%, inferior al margen de error que siempre declaramos (2%) y que es el más bajo con el que se suele comprometer cualquier instrumento de pronóstico en esta área.

Es un resultado prometedor, sorprendente para nosotros mismos  porque, como ya habíamos señalado en nuestro post del 6 de noviembre: 1) conocemos menos de lo que quisiéramos a la sociedad norteamericana; 2) trabajamos sin los beneficios de tener compañeros que hagan contrapeso a las ponderaciones; 3) nunca escondimos nuestro profundo deseo de que ganara Clinton. Todo indica que  fuimos capaces de limitar nuestras propias inclinaciones y sesgos de manera que no contaminara el análisis y esto último, créanme, es lo más difícil de conseguir.

Naturalmente no hemos probado nada.  “Centinela”, es la primera vez que se pone a prueba. Se encuentra, como también declaramos previamente, en fase experimental, como quien dice, “gateando”.  Falta mucho por mejorar. Pero ha sido también una afortunada primera vez.

Eso sí, nada ni nadie nos podrán borrar jamás el sufrimiento y la inquietud por los resultados de ayer.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

9 de noviembre de 2016

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s