¿Nos merecemos a Donald Trump? La banalidad del ensueño


el-merecido

Hace más de un año un amigo extranjero que vive en México desestimó  rotundamente las posibilidades de trascender en la política al entonces aspirante a  candidato presidencial republicano Donald Trump. Le comenté que el tipo de discurso políticamente incorrecto del magnate puede favorecer la conexión con muchas personas que en lo más íntimo piensan lo mismo, pero que no han tenido el valor de decirlo. Unos meses después Trump arrasaba en las primarias.

Días antes de comenzar la campaña entre Trump e Hillary otros amigos  consideraron imposible que Trump ganara. Todavía el día de la elección alguien subió a su red social que Clinton ganaría por 10 puntos.

En junio de 2016 preocupado por el peligro que representaba Trump fui a platicar con amigos mexicanos que tienen la doble nacionalidad, explicándoles la importancia de que esta vez se registraran y votaran en la elección norteamericana. Se rieron de mí. Dijeron que yo estaba “apanicado”.

En fin, siempre y en todas partes me encontré con la reticencia de la gente a considerar que Trump era un opción, que Trump podía ganar.   No sé si por instinto de conservación o porque simplemente pensar que podía ganar el “disparate”, perdón el magnate,  significaba que algo debía hacerse,  que cada cual debía realizar un esfuerzo y aportar un granito de arena. Cuando el 27 de Julio escribí intencionadamente en este blog “¿Por qué vamos perdiendo con Donald Trump?”, mucha gente se sorprendió y alguna hasta se enojó.

Todas esas personas eligieron protegerse en el ensueño. El ensueño es realmente cómodo, tranquiliza, uno no se preocupa y sobre todo no tiene que actuar, simplemente apuesta a que las cosas que no desea no pasarán.

El ensueño prosigue, aun ahora.  Se renueva, se reproduce a través de frases como: “¡No va a pasar nada! La división de poderes detendrá a Trump”. El ensueño siempre se las arregla para que otros hagan el trabajo en el que uno debe involucrarse a tiempo completo. Esa es la cuestión. Ese es su peligro.

Hannah Arendt describió  la banalidad del mal. Un destacado ex alumno y hoy master alertó en este blog sobre la banalidad del odio. Tan banal como el mal y el odio es el ensueño, desactiva nuestro mejor esfuerzo, liquida la capacidad de prepararnos para golpes que podemos prever, nos deja a merced de las circunstancias, nos desprotege.

Nos merecemos a Donald Trump. No lo duden ni por un segundo. Deberíamos reconocerlo todos los que hoy nos lamentamos. Es nuestra única oportunidad.  Trump es el triunfo de nuestra insoportable y además muy conveniente incredulidad. ¿Cómo va a ganar alguien así? ¿Verdad?

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, 11 de noviembre de 2016

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Nos merecemos a Donald Trump? La banalidad del ensueño

  1. Mario dijo:

    Ahora toca sacar lecciones de lo sucedido e intentar hacerlo mejor en adelante. Por suerte, una considerable cantidad de personas en Estados Unidos se mantuvo activa contra lo que representa Trump, y con toda seguridad esa gente no va a permanecer de brazos cruzados hasta que se aproxime la siguiente contienda por la presidencia. Cierto que esa gente es diversa. Tendrán que llegar a acuerdos satisfactorios para el mayor número posible.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s