“La insoportable levedad de las variables voto económico y aprobación presidencial en la elección norteamericana de 2016”


voto-economico-300x230

El peso que puede llegar a tener  variables como voto económico y aprobación presidencial en la decisión electoral ha sido estudiado y defendido por diversos autores. ¿Pero resultaron decisivas esas variables en el resultado del 8 de noviembre en los comicios presidenciales norteamericanos? Todo indica que el papel que desempeñaron esas variables  fue cuando menos ambiguo, es decir, no resultaron determinantes, pero tampoco se  puede afirmar rotundamente que no desempeñaron un rol importante. Para probar esa afirmación expondré brevemente: 1) el contenido conceptual de ambas variables; 2) cómo o a través de qué indicadores concretos se manifestaron dentro del proceso electoral norteño; 3)  por qué considero que los resultados electorales no ofrecen, en esta oportunidad, una respuesta unívoca sobre la verdadera naturaleza del impacto de las dos variables  que específicamente son objeto de nuestra atención.

El basamento de las teorías del voto económico descansa en la obra de Anthony Downs (1973). La idea fundamental de Downs es que el votante calcula el beneficio o perjuicio económico que recibió del período presidencial que concluye, es decir, la diferencia entre la renta de utilidad que recibió en el mandato que termina y la que habría percibido de haber estado la oposición en el poder. “Si es positiva, vota por el gobierno; si es negativa, vota por la oposición; si es nula, se abstiene” (Downs, 1973, 42). Dicho con otras palabras “básicamente, si el elector percibe una situación económica favorable votará por el partido en el gobierno, premiándolo; si su apreciación es desfavorable lo castigará, votando por la oposición” (Pérez Aguirre, 2015, 105).

Por su parte, “la literatura sobre las determinantes del voto coincide con que la aprobación presidencial importa para explicar el voto” (Vidal Romero, 2009, 10). En este caso “desempeño” se toma en sentido amplio, es decir, no se encuentra restringido al ámbito económico, aunque para el caso estadounidense “Stimson (2004) encuentra que la aprobación del ejecutivo responde más a desempeño económico a largo plazo que a cuestiones coyunturales” (Vidal Romero, 8). La evidencia empírica corrobora que el desempeño del presidente es buen predictor de su votación cuando busca la reelección electoral, y aunque el traslado de desempeño a voto se complica cuando el candidato del partido gobernante no es el propio presidente en turno, existe sin embargo también evidencia suficiente para afirmar que sí lo hace. De cualquier modo, conforme avanza el proceso electoral, la magnitud del impacto de la aprobación presidencial en el voto tiende a disminuir debido a que las campañas funcionan como medios para incrementar la información disponible para los votantes sobre candidatos, partidos y temas.

Con respecto a la evaluación económica del gobierno de Barack Obama algunos datos macroeconómicos clave apuntan a que el legado es relativamente favorable.  Recibió el país en recesión en 2008  (-0.3%) de parte de su predecesor George Busch (h),  logrando un crecimiento sostenido que llegó a alcanzar en el importante año previo a la elección (2015) un satisfactorio 2,6%, el nivel más alto durante su mandato de ocho años (http://www.datosmacro.com/pib/usa). Otro indicador macroeconómico de especial impacto es la tasa de desempleo, que como consecuencia de la recesión llegó a estar en 10% en 2009, siendo la actual de 4.9%. Hay que recordar que para una economía de la magnitud de la norteamericana una tasa por debajo de 7% es considerada satisfactoria. (http://es.tradingeconomics.com/united-states/unemployment-rate). Entretanto, la aprobación del mandatario en el año electoral según una encuesta de CNN/ORG fue del 55%, “cifra que marca el nivel más alto de su segundo mandato, coincidiendo con su mejor marca desde su primer año en la Casa Blanca”                          (http://cnnespanol.cnn.com/2016/10/07/obama-alcanza-un-nuevo-record-de-aprobacion/). El índice de aprobación de Obama durante la campaña electoral 2016 se encontraba casi a la par con los de Ronald Reagan en 1988, un año después (1989) ese hecho jugó a favor de que los republicanos pudieran traspasar exitosamente las riendas del poder desde el presidente en turno al candidato del partido gobernante, George Busch (p), algo que en 2016 sería intentado por los  demócratas sin que lograran el propósito.

De modo que los datos aportados corroboran que las variables analizadas debieron impactar favorablemente las opciones de la candidata del partido demócrata Hillary Clinton. Por cierto, no está de más señalar que el impacto de ciertas variables es mayor mientras su estado es más crítico (Pérez Aguirre, 107). Sin embargo, es conocido que finalmente el triunfo electoral correspondió al candidato republicano. ¿Significa ese resultado que las variables analizadas  no tuvieron un impacto relevante en el resultado de los comicios norteamericanos? Sería completamente erróneo afirmar algo así pues, sin dudas, hay que tener en cuenta para un análisis equilibrado la influencia de las reglas específicas que determinan el ganador de la contienda electoral en Estados Unidos. Sobre lo que queremos llamar la atención es que el resultado de la votación popular, donde Hillary Clinton se impuso por más de dos millones de votos sobre el candidato republicano Donald Trump (http://aristeguinoticias.com/2311/mundo/hillary-clinton-obtiene-mas-de-dos-millones-de-votos-que-donald-trump/),  revela que el estado de  las variables analizadas sí  jugó a favor de la candidatura demócrata. En cualquier otro país, Clinton hubiera sido proclamada ganadora indiscutida. En ese sentido existe una coherencia entre estado de las variables y el resultado electoral.  Sin embargo, sabemos que la votación del colegio electoral no la favoreció, lo que estaría indicando que los votos del magnate pese a ser menos se distribuyeron de una manera mucho más eficiente en la  geografía electoral norteña. Clinton pierde no porque no lograra superar a su rival en cuanto a número total de votos, sino porque  no se distribuyeron territorialmente en una forma más proporcional o eficaz que la de su adversario. Por tanto, las variables analizadas si jugaron un rol importante, incidiendo de manera favorable en  que Clinton resultara la candidata más votada, pero simultáneamente no fueron determinantes en cuanto a la regla fundamental de decisión que rige el sistema electoral norteño, que reconoce como ganador al candidato que logre la mayoría de los votos de los colegios electorales. En las elecciones estadounidenses el problema no es tanto de cantidad como de ubicación proporcional de los votos.

Conclusión

Las variables voto económico y aprobación presidencial  jugaron un papel importante en las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016 al favorecer que la candidata demócrata alcanzara una votación popular mayor que su adversario republicano, pero al mismo tiempo no fueron capaces de garantizar que obtuviera a su vez la mayoría de  los votos electorales, debido a que la distribución territorial de los votos  fue menos proporcional y eficaz que la lograda por el candidato republicano Donald Trump.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, noviembre 25, 2016

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en análisis electoral, Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s