La superpotencia… bananera y el renacer de la otra “Unión”


Trump meets with Merkel in the Oval Office at the White House in Washington

Con la urgencia que ya es habitual trataré dos temas que someto a tu consideración.

Se ha usado el calificativo de “república bananera” para designar, entre otras cosas, la inestabilidad o vaivenes  políticos de la mayoría de los países latinoamericanos. La falta crónica de políticas de estado, es decir, de decisiones del más alto nivel con las que están comprometidos los principales partidos y que no cambian aunque se produzcan alternancias en el poder, es uno de los rasgos de ese primitivo orden.

Pues bien, resulta que el arribo de Donald Trump  a la presidencia de Estados Unidos ha puesto de relieve algo que ya venía sucediendo, pero que probablemente nunca alcanzó un grado de notoriedad como el de hoy. Trump y en muchos casos también los los republicanos, se propusieron cambiar radicalmente la política migratoria, renunciaron al TPP, se alistan para asestar un golpe convencional o nuclear a Corea del Norte pues “la época de la paciencia estratégica terminó”, derogaron los decretos de protección del medio ambiente emitidos por la administración anterior, están a punto de liquidarse la  reforma sanitaria o Obamacare,  pujan por salirse del TLC con México y Canadá, no apoyan la relación forjada con los aliados de la OTAN, tienden a una relación “carnal” con Rusia, y por último, se salieron dando un portazo del acuerdo de París contra el cambio climático. ¡Todo ese viraje en menos de 120 días!

No recuerdo a  país latinoamericano alguno que exhibiera jamás semejante variación en la mayoría de sus políticas como resultado de un cambio de gobierno. Estados Unidos es muchas cosas, pero también una superpotencia bananera.

Y ahora vamos al otro asunto, sutilmente vinculado con el comportamiento “coherente y digno de la mayor confianza” de Estados Unidos. En los últimos años, el gran tema no resuelto por los europeos  era cómo conservar una unión que  se perfilaba como precaria. La salida del Reino Unido no hizo más que acentuar la dolencia. Se dice que la Unión va camino de tejer una arquitectura federal, pero el gran secreto del federalismo en todo el planeta, incluido los Estados Unidos de América,  es que los estados soberanos e independientes que pactan la asociación, luego no tienen derecho ni posibilidad de salirse. Es el contrato jurídico institucional más raro que he visto, los firmantes tienen pleno derecho a asociarse pero no a rescindir el pacto. En otras palabras, el federalismo es más viable en la medida en que sus estados miembro renuncian de derecho o de facto a la libre salida de la unión.

Precisamente con esa dificultad tropezaba la Unión Europea. Hasta hace tres meses parecía factible que cualquiera de los estados miembros podría en cualquier momento decir adiós. No había candados de derecho ni tampoco de facto a la separación. Era una unión extremadamente frágil. Hasta que las cosas cambiaron.

Trump decidió que Estados Unidos dejaba de comprometerse con la defensa de cualquier país de la OTAN que resultara atacado. Europa está más sola que nunca. Si tiene un conato con alguna otra potencia expansionista, como por ejemplo, la poderosa Rusia, tendrá que enfrentarlo con sus propias fuerzas. Con el autoaislamiento de Estados Unidos y la distancia que tomó Reino Unido, la única forma de sobrevivir que tienen los países europeos ante la eventualidad de un ataque externo es manteniéndose muy unidos. El peligro externo hace la unión, la misma regla de oro  que una vez funcionó para la conformación de los Estados Unidos de América ahora es una potente fuente de estímulo de la unidad trasatlántica. En estas épocas de turbulencia, se corre un riesgo muy grande apostando por la supuesta placidez de la vida ermitaña. Reino Unido quizás puede darse todavía ese lujo porque tiene su propia defensa nuclear. Pero, en el continente, esa calidad de armamentos sólo la tiene Francia.

De modo que mientras mayor es el distanciamiento de Estados Unidos de la OTAN y  de los países de Europa, mayor es la necesidad de que los países de esa región integren una unión sólida.

Si faltaba algún otro estímulo adicional, sin dudas tenía que ver con la condición de hacer prácticamente inviable cualquier intención de abandono. Sencillamente significa retomar lo que está en el ADN del federalismo, no a la libre separación. La oportunidad la brindó la salida de Reino Unido, quien deberá pagar la suma de 100 000 mil millones de euros por la afectación que conlleva su salida unilateral  de la Unión Europea o de lo contrario ese reclamo irá a parar a los tribunales.

La noticia ni debe pasar por alto, ni debe pensarse que tiene por principal destinatario sólo a Reino Unido. Todo lo contrario. Significa, ante todo, que en el futuro cualquier salida de la Unión por parte de un estado miembro tiene un costo tan elevado, que es impracticable. La puerta de escape ha sido sellada, entraña un altísimo riesgo de no sobrevivir y a su vez un desembolso económico incosteable.

Así fue como en la misma medida que la superpotencia norteña mostraba su más entusiasta perfil bananero, en cambio, la otra gran unión pudo haber dado el paso sustantivo hacia su integración.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Tulum

Junio 2, 2017

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Master en Filosofía por la Universidad Estatal de Moscú, Abogado (Universidad de La Habana), Profesor de Sistemas políticos comparados por la Universidad de Guadalajara, de Soluciones a conflictos internacionales por la Universidad del Valle de México y Derecho Constitucional para curso de Maestría de la Universidad América Latina. Columnista del diario de Guadalajara, "El Informador"
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s