Elecciones presidenciales en Chile 2017: “El cambio de paradigma”


reentrega

 

A partir del lunes seguramente se dirá que lo que sucede en Chile tiene que ver con el “cambio de paradigma” que se está produciendo en Latinoamérica y que el país sudamericano es empujado a girar hacia la derecha  por una caprichosa fuerza que no tiene causa explicativa alguna.

Sin embargo, una revisión rápida de los resultados que arroja el desempeño del gobierno de centroizquierda de Michelle Bachelet, desnuda  que las explicaciones místicas curiosamente son siempre más propensas entre aquellos cuyas miras ideológicas les impide considerar  realidades.

El estudio nacional de Opinión Pública del Centro de Estudios Públicos de Chile, realizado entre septiembre y octubre de 2017, ofrece pistas de cómo le irá a la coalición gubernamental en la elección de pasado mañana domingo.

El 77% de los encuestados consideró que Bachelet ha actuado con debilidad con respecto a presiones de instituciones, grupos y personas. Sólo 31% lo consideraron así cuando la presidenta concluía su primer mandato.

El 72% considera que la presidenta ha actuado sin destreza o habilidad contra esas presiones. Sólo el 26% lo consideraba así en el primer mandato.

El 64% declaró que la presidenta no le inspiraba confianza. En octubre de 2009, al concluir su primer mandato la cifra fue de 14%.

El 66% consideró a la presidenta como lejana, contra el 23% que la consideró así en 2009.

Y en el indicador decisivo, la evaluación del mandatario, sólo el 23% aprueba su gestión, contra el 78% que lo hizo en su anterior gobierno.

A lo mejor, todavía alguien piensa en que esos datos nada tienen que ver con los resultados de la elección del próximo domingo. Bueno, en Chile, después de la transición democrática, ningún presidente ha logrado traspasar el poder a otro miembro de su partido o coalición partiendo de una aprobación presidencial baja (menor al 40%).

La excepción fue Frei-Ruiz Tagle en 1999, que contando con un 29% de aprobación logró traspasar el poder a Ricardo Lagos. ¿Y entonces?  El “éxito” de Frei – Ruiz Tagle, segundo presidente de la etapa democrática,   fue posible debido a que entonces los chilenos todavía temían que el regreso de la derecha al poder entrañara un riesgo de retorno al régimen pinochetista. Esos temores ya se desvanecieron, al menos, entre los segmentos decisivos del electorado.

La prueba es que en 2009, exactamente diez años después, aunque la aprobación del gobierno de centroizquierda de Michelle Bachelet rondó el 70%, el candidato ganador fue Sebastián Piñera de la centro derecha, que estaría listo para vivir una inédita situación, recibir dos veces de la misma mandataria la banda presidencial.

Por cierto, Piñera resultó vencedor, nada menos, que ante el mismo Frei- Ruiz Tagle, quien intentaba por segunda ocasión mal gobernar a Chile. Pero para entonces  la sociedad había cambiado,  los chilenos temían más a la repetición de un gobierno incompetente que a  los fantasmas del pasado.

Orestes E. Díaz Rodríguez

Tulum, noviembre 17 de 2017

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s