Ley de Seguridad Interior y Paradojas del Derecho Constitucional


scj

La  aprobación de la Ley de Seguridad Interior en México, así como los recursos en contra  presentados por diferentes actores políticos, es una provocación a reflexionar sobre  las paradojas del Derecho Constitucional.

La Suprema Corte de Justicia tendrá  la responsabilidad de pronunciarse sobre  si el texto de la Ley de Seguridad contradice o no las normas constitucionales. Sin esa notable función de control realizada por un órgano independiente, no es posible hablar seriamente de  la existencia de un estado constitucional. Sin embargo, en México, la Suprema Corte, si bien admite los recursos presentados en contra de leyes ordinarias aprobadas por mayorías parlamentarias, no procede de forma similar cuando se trata de reformas constitucionales, leyes de enorme calado que producen un doble efecto, cambian el status quo y enmiendan el texto constitucional.

Ello sucede a pesar de que la moderna doctrina jurídica argumenta  que cuando no se ejerce el control de las reformas constitucionales se alienta que los poderes constituidos (Ejecutivo y Legislativo) conviertan su facultad reformadora en potestad constituyente, cuando la última sólo corresponde directamente al pueblo o a la asamblea constituyente que el mismo elija.

Una segunda paradoja tiene que ver con otro debate doctrinal: ¿acaso  en una sociedad que se autodenomina democrática debe corresponder precisamente a un grupo selecto de jueces, no electos democráticamente, la suprema decisión de decidir qué es y qué no es constitucional? Dentro y fuera de México, se han propuesto y practicado diversas soluciones, pero ninguna resuelve íntegramente este problema.

Georges Tsebelis, creador de la teoría de los jugadores institucionales con veto, actores capaces de bloquear propuestas de cambios defendidas por otros agentes, considera que los jueces o magistrados no reúnen esa cualidad. Segú el autor, ello se explica debido a que los magistrados tienden a ser absorbidos por otros agentes con mayor poder. En caso de que, eventualmente, la decisión de los Ministros de la Suprema Corte de México pase por declarar inconstitucional la ley de Seguridad Interior,  abonaría a favor de la perspectiva de no desconocer a los magistrados también como jugadores institucionales con poder de veto, agentes con los que hay que sin duda contar en caso de intentarse cambiar el status quo. Aunque, justo es decir, ello no cambiaría la visión de Tsebelis, que considera que aunque algo así puede pasar y pasa esporádicamente en ciertas sociedades, resulta insuficiente para reconocer a los magistrados un poder de esa naturaleza.

La última de las paradojas tiene que ver con la decisión que adoptarán finalmente los Ministros. Aun en sistemas políticos donde no hay dudas con relación a la independencia del poder judicial, investigaciones académicas han concluido que los magistrados o jueces son también  actores estratégicos. Eso significa que toman sus decisiones  teniendo en cuenta también el estado de la  correlación de las fuerzas políticas. Ante un poder político concentrado, la independencia judicial no se manifiesta,  en cambio, mientras mayor es la fragmentación del poder político, y el ejemplo más claro es cuando la fuerza política que controla el poder ejecutivo no es la misma que lo hace en el legislativo, más factible es que los jueces actúen de forma independiente.

La situación en que la Suprema Corte evaluará la constitucionalidad de la ley de seguridad interior se caracteriza por el hecho de que en México  la “coalición ganadora”, hasta el momento, la integran, nada menos, que el poder ejecutivo, las mayorías legislativas de ambas cámaras federales y las fuerzas armadas. Pero el contexto puede cambiar notablemente cuando el domingo 1 de julio de 2018 se realicen las elecciones presidenciales y legislativas que pueden terminar afectando de forma importante el tamaño y la potencia a corto plazo de dicha “coalición”.

Por esa razón también, será muy interesante seguir cuál será el veredicto de los Ministros y, especialmente, qué momento elijen para darlo a conocer. ¿Antes o después de los comicios?

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Tulum, 2 de marzo de 2018

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s