¿Es importante el anunciado traspaso de la presidencia en Cuba?


Cuba no cambia

 

Hasta hace apenas unas horas, como la mayoría de mis compatriotas, consideraba irrelevante el anunciado traspaso de la presidencia  que tendrá lugar próximamente en Cuba.

Todos sabemos que  el máximo órgano de decisión en un país que sigue un modelo de gestión de tipo soviético o si le gusta más, de ascendencia stalinista,  el verdadero núcleo del poder, descansa en el buró político del partido y, especialmente, en el secretario general de esa organización. Y allí, por el momento, el cuartito sigue igualito.

Por otra parte, la mayoría recuerda que muchos años atrás y por un tiempo relativamente largo (1959-1976), tuvimos un presidente de la república, el Dr. Osvaldo Dorticós Torrado, y las decisiones grandes y también las  chiquitas, ni por asomo provenían de su despacho.

Sin embargo, como les decía, hace apenas unas horas cambié de opinión. El traspaso de la presidencia en Cuba es importante por lo siguiente:

Primero. Se trata de un ensayo general de lo que `puede suceder en el corto plazo en el buró político del partido. Si la dinámica del traspaso es evaluada favorablemente por su indudable precursor, tendrá menos reparos de extenderla a su vez a la propia dirección del partido, entendiendo que el proceso  no es voluntario sino forzoso,  resultado de la presión que ejercen los límites biológicos. Con 86 años, nadie puede asegurar cuanto tiempo le queda por vivir, a esa edad, cualquiera puede decir adiós en cualquier momento. Y con el líder muerto sin que resolviera el traspaso, “ciertos pequeños privilegios” corren riesgo mortal debido a que se elevan las probabilidades de confrontación fratricida en la cúpula.

Segundo. El traspaso se hace en un contexto de enorme desconfianza hacia las sucesiones. No sólo se trata del fantasma de Gorbachev, sino de que ha crecido la expectativa de que las sucesiones dentro de la “izquierda”, e incluso también en la derecha, resultan cada vez más fallidas gracias a la contribución del propio heredero.

En Brasil, Lula ha sido testigo de cómo su sucesora fue incapaz de llevar las riendas de una forma que impidiera que fueran barridos del poder y está a punto de entrar en la cárcel. En Ecuador, Rafael Correa, confió un mandato presidencial a su hombre de confianza y ex vicepresidente, Lenín Moreno, quien en muy corto tiempo se las arregló para que su ex jefe ya no pueda retornar al poder. En Bolivia, Evo Morales, no quiere saber nada de nombrar un sucesor, aunque ello conduzca a ignorar la voluntad popular expresada en una consulta en la que la mayoría de los bolivianos se pronunciaron a favor de no respaldar una nueva reelección presidencial.  Sólo Maduro no ha cortado el cordón umbilical que lo vincula a su albacea, pero a un precio que Chávez no imaginó y que jamás tuvo que pagar.

Tercero. La idea de que la presidencia se rote o traspase de forma regulada y sin traumas cada diez años en los regímenes de cuño stalinista proviene de la experiencia del partido comunista chino que comenzaron a aplicarla 25 años atrás. Sin embargo, resulta que los propios chinos ahora  la están abandonando. El líder Xi Jinping, se dispone a no respetar el límite que los tomadores de decisión en ese partido habían pactado. La razón es, que más allá de la probable ambición de poder de Xi, es el peor momento para que el Rey se enroque. La inestabilidad del tablero mundial es tan mayúscula que podrían acorralarlo en jaque permanente mientras se distrae en el trasladado de una casilla a la otra. 

Por tanto, el momento elegido para el anunciado traspaso es el peor. Ello demuestra, en primer lugar, que es forzozo, y en segundo, que las probabilidades de que algo así  fracase son más altas, teniendo en mente los objetivos del patrocinador o patrocinadores. Sin  embargo, no hay que subestimar jamás sesenta años de experiencia trabajando tras bambalinas y contracorriente.

Por último, aunque todos tenemos más o menos una idea de quién será el elegido, la verdad es que siempre puede haber y hay sorpresas cuando las cosas no se hacen de forma trasparente. La imagen del que finalmente resulte favorecido, una vez que se conozca, seguramente  nos dirá muchas cosas sobre de qué va realmente este traspaso.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Tulum, 3 de marzo de 2018  

   

  

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s