¿Por qué el candidato centro izquierdista Petro no pudo derrotar al uribismo y a las encuestas en la segunda vuelta de las presidenciales en Colombia 2018?


Gustavo-Petro

Hace poco más o poco menos que tres meses un muy destacado ex alumno que  presta asesoría a aspirantes y mandatarios me avisó que su agencia de marketing político lo enviaba a Colombia “porque parecía que Petro, podía ganar la elección presidencial”. Hasta donde yo sabía, a través siempre de la agencia, él había trabajado en otros procesos electorales y en la imagen de otros líderes de la región.

Traté de hacerme una opinión con respecto a lo que podía suceder con  las aspiraciones de Petro en Colombia, pero fue imposible dado mis márgenes precarios de tiempo. Sólo pude comprobar que calificaba junto con el candidato del uribismo,  Iván Duque,  a la segunda fase de la elección. Esta vez,  a diferencia de en la primera vuelta, al menos en la semana previa a las elecciones pude leer algunos artículos que tenían por tema la elección y me formé una opinión de lo que sobrevendría en Colombia como resultado de la elección de ayer domingo 17 de junio de 2018.

Las probabilidades de que Petro derrotara al uribismo y a las encuestas de intención de voto alzándose con el triunfo en la segunda vuelta eran escasas debido a:

En la primera vuelta quedó eliminado de la competencia el candidato del partido o coalición de gobierno. Ese hecho ni ayudaba ni perturbaba la aspiración de Petro, pero demuestra que el rechazo es el sentimiento predominante hacia el desempeño gubernamental del presidente saliente Juan Manuel Santos.

Un fuerte voto de castigo hacia el partido de gobierno puede también ir acompañado del mismo sentimiento contra el partido o fuerza política que gobernó con anterioridad a los dos mandatos de Santos (2010-2018) sobre todo si en el último período también colaboró con la gestión del titular actual.

En el caso de Colombia no es así, el uribismo,  la fuerza política que gobernó antes de Santos (2002-2010) salió muy bien evaluado de su gestión en aquellos años. La popularidad de Alvaro Uribe a lo largo de sus dos mandatos generalmente sobrepasó el listón del 70% de aprobación y durante la administración Santos, siempre fueron la oposición más frontal del gobierno.

Incluso en el referéndum sobre la paz del 2016, fueron precisamente los uribistas los que encabezaron la coalición que derrotó la propuesta gubernamental en favor del “sí” y que hizo morder al gobierno el polvo de la derrota.

 Por tanto, en junio de 2018, la sociedad colombiana podía echar mano de una fuerza política con experiencia y resultados de gestión en lugar de explorar con una fuerza emergente como la de Petro, sin experiencia de gestión a nivel nacional.

Eso nos lleva a que la fuerza política que encabezó Petro no constituye para los colombianos, al menos en la actualidad, lo que en Ciencia Política denominamos una <oposición creíble>, debido a que carece de experiencia gubernamental a nivel del país, en tanto, en las elecciones de primera vuelta, el propio Petro no pudo ganar en  Bogotá ciudad de la que fue Alcalde desde 2012 a 2015.

Por otra parte, hasta ahora el votante colombiano siempre se inclinó hacia gobiernos de derecha. Las condiciones para que la centroizquierda llegue al gobierno nacional aún demoran en reproducirse. Para que ello suceda, cuando menos tendrá que extinguirse primero la actual fe en las posibilidades como gestor del uribismo. La paz colombiana sigue corriendo peligro.

Intenté escribir este breve artículo ayer cuando todavía los colombianos estaban en proceso de votación, pero la victoria de México frente a Alemania en el mundial de futbol y el día de los padres justificaban una celebración en toda regla. El artículo podía esperar, dejaba de ser primicia o pronóstico, en cambio bien podía resultar un análisis express de los resultados de electorales de ayer.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Tulum, 19 de junio de 2017

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s