Hallazgos de mi tesis doctoral


Defendiendo la tesis doctoral

 

El pasado jueves 31 de Enero de 2019 defendí la tesis doctoral “Popularidad presidencial y resultado electoral del partido en el gobierno en América Latina”. La tesis brinda evidencia recolectada de treinta y ocho elecciones presidenciales en siete países de la región, acerca de que la popularidad de presidente de turno (aprobación) anticipa en un 90% de los casos si el candidato presidencial del oficialismo resultará ganador o perdedor de los comicios.

Hasta ahora se intuía que algo así ocurría cuando el presidente se presentaba a su propia reelección sucesiva, pero no estaba claro si la popularidad del mandatario anticipaba también la victoria de su partido cuando él mismo no es el candidato presidencial. La tesis confirmó también el segundo escenario. Con ello se abre la puerta a la posibilidad de elaborar pronósticos de elecciones presidenciales en América Latina sin tener que depender de los resultados que van arrojando las encuestas de intención de voto que sufren una crisis de credibilidad.

En el 10% restante de los casos, la popularidad del presidente de turno, se inhibe y no anticipa si el oficialismo  será capaz de retener o no el poder. Cuando eso sucede, es porque se manifiestan dos variables con capacidad de contrarrestar  la capacidad anticipativa de la popularidad presidencial: la división del oficialismo, abierta u oculta, en el momento de participar en la campaña o que la oposición no constituye una opción de gobierno creíble (Downs, 1973). La división afecta de manera drástica las posibilidades de que el oficialismo retenga el poder pese a que el presidente de turno goce de una alta popularidad. El ejemplo paradigmático lo encontramos en las elecciones presidenciales de Chile 2009 y 2010, donde pese a que la presidenta Michelle Bachelet contaba con un 78% de aprobación, la coalición oficialista y su candidato Eduardo Frei Ruiz Tagle no pudo retener el poder. Por su parte, si la oposición no es creíble, el partido en el gobierno puede retener el poder aunque el presidente de turno tenga una baja aprobación. El caso paradigmático en este caso son las elecciones presidenciales de 1999 en Uruguay, donde los partidos blanco y colorado consiguieron retener el poder pese a que el presidente de turno, Julio María Sanguinetti, sólo era aprobado por el 26% de la población. Por supuesto, la tesis identifica los escenarios puntuales que contribuyen a concluir que la oposición en un determinado país tiene un problema de falta de fiabilidad que le impide acceder al poder en esa coyuntura sólo presuntamente favorable para sus propósitos.

En la tesis también se brinda una clasificación de cuando la popularidad presidencial es alta, baja o intermedia, qué impacto tiene en el resultado electoral cada uno de esos niveles, en qué momento hay que hacer la lectura de la popularidad para anticipar con fiabilidad el resultado electoral,  por qué razón la popularidad presidencial posee esa capacidad anticipativa y cuáles campañas presidenciales realmente importan porque son capaces de definir la orientación de las preferencias de los votantes. Por último, la lógica del modelo aplicado podría ser empleada para predecir elecciones a gobernadores, legislativas y posiblemente municipales.

Un último apunte. Con este trabajo si algo hemos hecho es contribuir a reducir los márgenes de incertidumbre ante los resultados que puede arrojar una elección presidencial dada. Por supuesto, no los eliminamos por completo, esa es una tarea directamente imposible cuando se trata de predicción de fenómenos sociales, debido a la capacidad de aprendizaje y la inventiva de los actores sociales y políticos (Almond y Genco, 1999).  Posiblemente aumentamos el nivel de certeza en el pronóstico en una cifra que ronda el 94 o el 95%. El interregno de sorpresa o de resultado no previsto es ahora mucho menor, pero existe y existirá por las razones que apuntamos. Llegado el momento de elaborar un pronóstico de resultados de unos comicios presidenciales dados desde luego tendríamos que hablar también de un posible margen de error. Es decir, con el instrumental de la tesis podemos elaborar un pronóstico dentro de un margen aceptable de error, que es algo mucho mejor a no tener idea alguna fundamentada de lo que puede o no  en definitiva sobrevenir.

Lo que han seguido los trabajos publicados en este blog desde 2009 conocen que buena parte de ellos han sido dedicados precisamente a pronósticos de elecciones presidenciales en el continente (México, Argentina, Chile, Brasil, Colombia, etc).  Desde estas páginas hicimos nuestras primeras aproximaciones y obtuvimos los primeros resultados cuando muy lejos estábamos de pensar que luego podrían dar lugar a una tesis doctoral. Así que la propia tesis doctoral es fruto de este blog, una certeza más arrancada a la incertidumbre.

Orestes Enrique Díaz Rodríguez

Tulum, 11 de febrero de 2019

 

Anuncios

Acerca de orestesenrique

Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Guadalajara. El tema que luego devino en mi tesis doctoral, predicción de elecciones presidenciales, fue concebido, nació, se experimentó y arrojó sus primeros resultados, justo, en este blog...
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s